Aporta a tu desarrollo espiritual la fuerza de los 4 elementos, generando el deseo permanente de crecer y mejorar, contribuye a la expansión y entendimiento. Trabaja el desarrollo personal, enfocándote en el presente, despierta el nacimiento espiritual y el crecimiento interno.