Esta piedra limpia, purifica y transforma la energía densa en una vibración más ligera. Energiza el espíritu limpiando y equilibrando todos los chakras y formando un escudo protector alrededor del cuerpo. Atrae inspiración, compasión, tolerancia y prosperidad. Simboliza la lealtad, la amistad y el amor.