a Obsidiana es lava fundida que se enfrió con tanta rapidez que no tuvo tiempo de cristalizar, es una piedra intensamente protectora que crea un escudo contra la negatividad. Proporciona un cordón enraizador desde el chakra base hasta el centro de la tierra, absorbe las energías negativas del entorno y fortalece en tiempos de necesidad. Es de ayuda para personas muy sensibles, bloqueando los ataques psíquicos y retirando las influencias espirituales negativas, libera el estrés mental y las tensiones y tiene un efecto calmante. La obsidiana es una piedra sin fronteras ni limitaciones y en consecuencia opera con gran rapidez y gran poder. Sus cualidades reflexivas y potenciadoras de la verdad no tienen piedad alguna al exponer nuestros fallos, debilidades y bloqueos “Nada puede esconderse de la Obsidiana”. Señala como mejorar todos los estados destructivos y de perdida de poder personal, impulsándonos a crecer y nos presta un solido apoyo mientras lo hacemos. Hay que manejarla con cuidado y si es posible bajo la guía de un terapeuta calificado, pues puede sacar a la superficie emociones negativas y verdades desagradables. Bajo una guía experta, sus cualidades catárticas resultan extremadamente valiosas.