Es una piedra protectora pues entra en contacto con los espíritus guardianes. Abre el 3er ojo y equilibra el chakra de la garganta, eliminando la cólera reprimida que causa dificultades en ésta, enseñando el poder de la palabra, permitiendo revertir maldiciones y ayudándonos a enfrentar la verdad y a aprender lo que ésta enseña. El lapislázuli potencia las capacidades psíquicas, y bloquea los ataques de la mente liberando rápidamente el estrés y trayendo paz. Nos anima a hacernos cargo de nuestras vida, revelando la verdad interna.