El jade es símbolo de pureza y seguridad. Significa la sabiduría conseguida en tranquilidad. También simboliza la renovación, pues espiritualmente anima a ser quien se és realmente. Mentalmente el jade libera los pensamientos negativos, alivia la mente e incrementa el amor. Es una piedra que protege de sufrir daño, aporta armonía, atrae buena suerte y amistad.