Esta piedra se conecta con la divinidad, pues limpia los campos energéticos y a su vez sana, amplifica y desbloquea la energía, sintonizando con los requisitos específicos para cada persona en proceso de sanación. Es por ésto que es profundo limpiador del alma potenciando las capacidades psíquicas y sintonizándolas con el propósito espiritual. Aporta mayor lucidez, claridad y concentración, facilitando los trabajos intelectuales. Disuelve las semillas Kármicas.